sábado, mayo 16, 2009

221-¡Sexagenarias no!

¡Sexagenarias no!



En Silvia, a todas las “Chicas de la facu”

“Berazategui: sexagenaria acribillada con motivo de robo en un supermercado”. El titular me cacheteó de una manera muy desagradable una mañana de este año 2009. ¿Cómo se atrevía ese desgraciado periodista a hablar así de una joven de sesenta años, que son los que hoy celebramos en Silvia y los que vamos cumpliendo todas las chicas de la “facu”?

La realidad es que sí. Nos estamos convirtiendo en sexagenarias.

¿Dónde quedaron los minishort, las maxifaldas y esas plataformas que nos hacían sentir inmensamente más altas de lo que éramos? Deben estar archivadas con Buñuel, Polanski, Alain Delon y Peter Sellers, con Palito y con La Viole o con Neil Sedaka y Paul Anka en alguna tercera dimensión por algún lado. ¡Qué lejos nos parecen John Lennon y Vietnam, el hombre en la Luna y Modart en la Noche o el Negro Guerrero y su voz pastosa, en las noches de entrega… ¿Dónde andará la muchacha italiana que venía a casarse? Seguramente estará de romance con Rolando Rivas y tomando el Yogourt Yolanka que la mamá de Silvia nos tenía guardado en la heladera en aquellas tardes de estudio interminables en Vicente López.

La verdad, creo que todos estos personajes están donde deben estar: en el ayer. Hoy estamos aquí, tan jóvenes como Nacha pero con menos cirugías, tan elegantes como Mirtha pero sin tanta cursilería y tan apasionadas como Susana pero…sin Monzón, Darín o el Corcho. Nos acompañan la presbicia y algún rollito (mejor minimizarlos, porque total no se van solos), la pastilla del colesterol o la de la presión, el periodoncista y algún peluquero mágico. Porque sí…Nos teñimos el pelo, hacemos gimnasia o caminata o yoga, buscamos esa pilcha que disimule la cintura, nos debatimos varias horas en la disyuntiva de si nos ponemos los zapatos elegantes o los cómodos para poder bailar toda la noche sin que nos molesten los juanetes, en nuestro caso especialísimo y prodigioso, al lado del mismo compañero que elegimos allá por los setenta del siglo pasado.

Somos una generación que procuró combinar el aula con la cocina, el Burda con Woody Alen, Mafalda con Susanita, la universidad y el trabajo con la maternidad. Fuimos muy osadas realmente. Y de todo eso han pasado ya cuarenta años. ¡Sí! Somos sexagenarias. Muchos de los papás y mamás que tanto nos ayudaron cuando estudiábamos hasta convertirse en personas muy queridas para todas ya no están. Entre nosotras hay algunas que han sufrido dolores increíbles y quien más quien menos “las ha pasado”. Pero aquí estamos: después del corralito y la inflación, de tiempos de sobrevivientes que todavía cantan, de Mundial 78 y Sábados Circulares de Mancera, aquí estamos, en lucha contra el dengue y la gripe porcina, acunando a nuestras primeras nietas y, en algunos casos, educando adolescentes todavía…

Somos sexagenarias pero cuando nos juntamos, cuando hablamos por teléfono, cuando podemos vernos y reconocernos, cuando nos damos cuenta de que seguimos de pie, luchando y con esperanzas, cuando nos ponemos la faja y nos pintamos las uñas y salimos de casa como si ahí afuera nos esperaran otros sesenta años más por lo menos, como en la época en que nos sentábamos en el césped de Ciudad Universitaria para almorzar, mirando de reojo a los muchachos que pasaban, no somos realmente mujeres de sesenta, sino, solamente, unas hermosísimas…



Chicas de Calendario


6 comentarios:

RosaMaría dijo...

jajaja... chicas que lindas están! y por sobre todo: FELICES. sal de la vida el humor. Qué dirán de mi grupo entonces, nunca voy a olvidar un amigo y paciente que se le incendió la casa en Coruña y en el periódico salió que "el anciano" salió a la calle en pijama... El Sr. septuagenario él como yo ahora estaba indignado. Pues también me indignaría después de haber pintado el patio de mi casa, atenderla, hacer la mudanza sola, etc.etc. pero me fui por las ramas.
Arribas las sexagenarias: son unas pibas..!

Angela dijo...

estais todas guapísimas y elegantísimas!!!

Cuando tenga vuestra edad quiero ser igual de elegante, estar igual de buena, y tener ese cutis maravilloso que se os ve a todas en las fotos.

Sois mi envidia de SEXYagentarias lo que sea

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Guauuuuuuuuuuuuuuuuu, súper, menudas pibitas.

CATI COBAS dijo...

Muchas gracias a las tres. Son un amor...Cati

ATHO dijo...

Te digo como Idries Shad:
Primero fuieste mineral, luego vegetal, luego mujer. Serás un ángel, y pasarás más allá de eso también.

¡Que tu sombra nunca disminuya!

ATHO

Angela dijo...

Tieta Cati

Cuando yo sea una sexagenaria, quiero un Atho que me diga cosas que dijo Idries Shad

Uauuuuuuu!!