domingo, junio 08, 2008

171- De payadas y glosas, de payadores y payeses

Dedicada a mi prima Apolonia Riera de Covas, que se ha vuelto cibernética ...Con toda mi admiración...


“Me extraña mucho compadre,
me extraña mucho compadre
que sea tan ignorante
una payada brillante
octosílabos precisa
en el final finaliza
y empieza por adelante,
debe tener ocho versos

y ser de rima elegante.”

De “La Payada de la Vaca” (de Les Luthiers)


“Ningú sap què té Mallorca
Lo que té tampoc ho sé;
Però tot el que hi arriba
Peninsular o estranger
Al cap de poc temps ja crida:
Jo de’aquí no me mouré.”

“Cant a Mallorca” (de Antoni Vadell Castillo)



La voz en el video de You Tube entonaba un canto semejante al de una saeta andaluza, sin embargo se expresaba en el idioma de mi primera infancia: el mallorquín. La imagen, que mostraba tres hombres, tres “glosadors” en un festival de improvisación poética en Palma de Mallorca, no podía ser más elocuente: los tres giraban en el laberinto de la palabra mientras hurgaban, en la memoria, por la rima justa, la expresión más adecuada al sentimiento para lograr, en definitiva, la seducción de un auditorio pendiente de esa lucha planteada a través de vocales, consonantes y melodías ancestrales.

De inmediato comprendí de dónde venían los ingenuos “versos” que el abuelo Marcial, aquí en Buenos Aires escribía, al ritmo del martillo y los clavos: eran sus intentos de “glosar” en la diáspora, preso de morriñas insostenibles, tan lejos de la isla y de una parte muy importante de sus afectos. Esos versos eran la voz de sus antepasados payeses, la expresión de gentes que, desde tiempos inmemoriales se habían acostumbrado a hablar en poesía de los temas cotidianos. El abuelo decía, por ejemplo:

“El mundo es una trampa,
y en él hay que trampear.
Y si no fuera por la trampa,
nada podría marchar...”


obteniendo de inmediato una socarrona sonrisa de soslayo por parte de los integrantes de mi familia nacidos en la Argentina a la que esos versos resultaban, cuando menos, precariamente infantiles.

El único que se fascinaba con los pasos poéticos de su suegro era Tomás, mi papá. A él le encantaban. Tanto, como las payadas a las que era tan aficionado.

No se si los lectores europeos saben, pero la “payada” rioplatense es el arte de improvisar versos en público sobre los temas más variados, con acompañamiento de guitarra. Si dos payadores compiten entre sí en ingenio, se denomina “contrapunto” y “rueda” si se reúne a varios payadores que intervienen en forma alternada.

Mientras los juglares mallorquines continuaban sus ditirambos poéticos en la pantalla de mi computadora, yo recordaba las veces que, de la mano de papá, había presenciado alguna payada de carne y hueso. Volvían a mí el olorcito a brasas en algún pueblito de la Provincia de Buenos Aires, la gente, atenta, rodeando a los improvisadores, las rimas, que a veces surgían solas y en otras oportunidades lo hacían a través del mismo tirabuzón con el que se descorchaba el vino para acompañar el asado. Quizás esos payadores eran muy ambiciosos y pretendían un duelo al estilo del que tuviera lugar entre Gabino Ezeiza y Pablo Vázquez en 1894…

........

GE

”La desigualdad existe,
bien se puede calcular,
que yo improviso ligero
y usted se pone a pensar.”.

PV

”Es que me falta una cuerda
y debo de estar atento
pues si una nota disuena
se me trunca el pensamiento.”

GE

”Si es que le falta una cuerda,
entonces tiene razón,
la cuerda del sentimiento,
que da tanta vibración.”
.......

Volvía también la memoria de la leyenda de Santos Vega, de quien se decía que había sido vencido en contrapunto únicamente por el diablo, y de tantos otros expertos en el duelo más inofensivo de todos, en aquél en que las heridas eran solamente infligidas en el… amor propio.
Como a veces el pensamiento se vuelve un tanto incontrolable, el mío dio un giro hacia la filología, pero la de entrecasa, casi ignorante y en alpargatas y comencé a preguntarme el por qué del prefijo común a payador, payada y payés. Mi conclusión, absolutamente libre y discutible es que en el campo argentino la influencia de lo andaluz fue casi tan grande como la que en Mallorca se recibió de los árabes, de ahí que tan lejos un sitio del otro, en los dos se tuviera afición al mismo tipo de canto, realizado en el campo argentino por “payos” aldeanos, campesinos y, entre los gitanos, “quienes no pertenecen a su raza” y en las Islas por “payeses” (campesinos baleares o catalanes).
Es que si bien los payadores tienen sus equivalentes en un gran número de culturas y habitualmente se celebran muchos festivales de improvisación en todo el mundo con poetas espontáneos de la más diversas culturas, que siguen la tradición de la oralidad desde antes de los trovadores medievales hasta los improvisadores de freestyle en el hip hop, el paralelo entre los payadores rioplatenses y los baleares es tan pero tan evidente que creo que mi osada teoría no es del todo desacertada.

Y si no, que lo diga mi papá que, regresado a esta tierra luego de diez años mallorquines se atrevió a escribir en octosílabos su propia historia en la que, tan ingenuamente como su suegro, dice de la isla:

“Mallorca era una hermosura
Con cerros bordea’os de olivos
Los almendros florecidos
Y playas de inmensa anchura…”


El video concluyó, pero desde entonces ando en busca de algunos octosílabos que me permitan reunir en una copla lo mejor, lo más legítimo de la glosa y la payada. El día en que los encuentre habré hallado, por fin, mi más auténtica voz, la del árbol más entero, a horcajadas entre las dos orillas del océano.

Cati Cobas

9 comentarios:

Catalina Stocker dijo...

Que ho ets de bona escritora
tot te surt com un brodat!
Jo no som gens glosadora,
casi m'he buidat es cap.
Te volia fer una glosa
m'ha sortit aquest pagat.

CATI COBAS dijo...

Ay primita Catalina...
ay primita Catalina
que me regala esta glosa
yo te digo que es preciosa
tu habilidad en payadas
porque rimar, mariposa,
no me parece pavada.

Y la alegría me llega
a través de estas, tus glosas
porque prima, es la gran cosa
recibir desde la Suiza
una copla como brisa
original si las haya
y escrita por mi tocaya...

Cati Cobas

Angela dijo...

I entre elles dues cosines
per a mi ties noves
vaja en ses Catalines
que sa piquen a fer gloses

Jo no n’havia feta cap mai
i en sa primera es comença
hauré d’agafar es ventall
i posar-li perseverança

Jo vull dir que ses dues
per mi sou una alegria
després de temps perdudes
i ara part de sa meva vida

I ara veig que és molt fàcil
escriure ses dues primeres
però has de ser molt àgil
per rimar-les en ses darreres

Anónimo dijo...

Un qui vol glosar amb femelles
sol sortir ben escaldat,
sobretot d'aquest planter,
tans si és Covas-Canyelles
com si és Covas-Adrover
o també Covas-Riera,
si a una li surt bé,
s'altra no queda darrera.
Per això em retiraré,
ara ja he dit sa meva.
Amb so tema des glosat
jo trop que fareu carrera,
ara que ja heu començat
no acabeu mai sa glosera.

Tià Covas

Una forta abraçada (A TOOOTES!!)

Apolonia riera dijo...

Cuatra covas glosados
yo som Paloni Riera
y me gut de comana a San Pera
domes per contastarvos

Y lo que tambe vull dir
tan si fa sol con oratje
que si no me donau ventaje
jo tendre mal segui

Anónimo dijo...

molt sutilment me digueren
no t'hi fiquis a sa glosera
però na riera ha resat
i jo m'hi he ficat.

jo deman disculpes ara
no ho tornaré a fer,
el no creure, no va bé
i jo això no ho vull.

L'enhorabona vos don,
i un bon consell també
barellau-vos un poc
que m'agrada divertir-me.

CATI COBAS dijo...

Moltes gracies d’es consell
Te donam tots es cosins
Solament volem glosar
I cantar alegrement
Perquè desitja’m somiar
Amb una abraçada forta
De aquí poc tens a Mallorca
quant menjant un arròs brut
I preguen un vas de vi
Ballarem com uns fadrins
I xerrarem d’es padrins
I de nostres pares també.

I se qui això vos escriu
Se vestirà de gipó
I amb un guapo rebosillo
I un davantal ben llistat
Vos farà dir amb alegria
Quina al•lota mes garrida!
Si pareix una fadrina
Que ha arribat de
La Argentina!

Anónimo dijo...

Tià, jo t'ho diré
hi ha coses dolentes i bones
però si te poses en dones
no t'anirà res de bé

CATI COBAS dijo...

I tu qui ets amic anonim?

na Cati a Bons Aires